El Obispo y las Brujas

lunes, 28 de octubre de 2013



El año de 1643, como el de 1617, fue de malas cosechas, hambre y guerra. los males se hacían sentir especialmente en el Capcir, una pequeña villa montañesa de la comarca del Aude francés. La gente del Capcir hizo venir un "adivinador", un cazador que como tantos, incrementaba sus ingresos haciendo a veces de "cazador de brujas". el cazador visitó casa por casa detectando la "señal del demonio" en 32 mujeres del pueblo y cobrando cien escudos por su trabajo. 
Un Cura del pueblo vecino se apuró en alertar del caso al mismísimo Obispo de Alet, el famoso Nicolás de Pavillion. El Obispo, pese a ser riguroso invierno y estar enfermo, pone rumbo al Capcir a la defensa de las 32 mujeres señaladas. el camino desde Alet a Riutort, donde estaban detenidas, es hoy en día, impresionante, por sus bosques y  montañas que en invierno suelen estar intransitables. En época del Obispo, era simplemente arriesgar la vida temerariamente. 4 días llevó Nicolás en atravesar las pavorosas montañas de los pirineos orientales, siendo abandonado por sus guías en el segundo día. A su paso, campesinos le facilitaban mas el camino quitando toda la nieve que podían, con sus bueyes. Al llegar a su destino, Nicolás inocentó las detenidas, hizo una Misa especial en su honor y envió el presunto cazador de brujas a la prisión. 

Si usted piensa que esta historia es absurdamente insólita, y que la Inquisición fue la principal responsable del genocidio femenino mas pavoroso de la historia humana, la caza a las brujas, que marcó los siglos XIV, XV, XVI y XVII, estás absurdamente  equivocado. Los principales responsables de esta lacra no fueron directamente y en la gran mayoría de los casos, autoridades religiosas, por lo menos en los países católicos.
los culpables se hallaban en la población local, que muchas veces tomaban la  "justicia" en sus manos; notarios y abogados civiles, que se aliaban con los presuntos cazadores de brujas para hacer el botín a cuestas de la gente creyente y la baja nobleza responsable de la administración jurídica de grandes extensiones de tierras rurales. Que testimonien los Hermanos Grimm, que ejercieron este apestoso oficio de adivinadores. Aunque es cierto que las autoridades religiosas reaccionaron tarde al abuso de poder por parte de la administración civil y señorial, y es culpable de omisión general durante 3 siglos, siempre que unos pobres infelices desesperados en su causa( recordemos que el genocidio también se compuso de muchos miles de "brujos", no solo las mujeres sufrieron en sus carnes la ignorancia y el pre-concepto) acudían a la intercesión del Santo Oficio, invariablemente obtenían una justicia imparcial y digna. 
En Catalunya, Jesuitas como Pere Gil y Martín Antonio Delrío fueron destacados "abogados de las brujas", contribuyendo para que finalmente la autoridad judicial en los casos de brujería fuese otorgada a la Inquisición, que indultó sin contemplaciones a todos los casos en trámites con consentimiento real y apoyo de las Cortes, cerrando así definitivamente el capítulo de la brujería como recurso fácil de intimidación y enjuiciamiento de la mujer.  
Gil denuncia también el comportamiento fanatizado de las clases populares y de los jueces locales, que atribuye al carácter marginal e infeliz de la mayoría de las encausadas: “porque como son pobres, desamparadas, cortas de juicio, ignorantes en la fe y religión cristiana y observancia de los mandamientos y buenas costumbres, ninguno aboga por ellas”.



0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

Bachofen y el Femenismo

Clavis Magna


Los 3 poderes

"...Amor, Memoria, Mathesis. Estos tres. Y el más grande de todos es el Amor. Por medio de la Mathesis, reducir la infinidad a categorías naturales de sentido y de orden, y crear sellos que son las almas secretas de sus complejidades. Por medio de la Memoria albergar en nuestro interior esos sellos y abrirlos a voluntad, recorrer el mundo de nuestro interior en cualquier dirección, combinar y volver a combinar la materia que la constituye y hacer con ella cosas nuevas nunca vistas hasta entonces. Y por medio del Amor, dirigir el alma hacia los mundos conquistándolos al tiempo que nos sometemos a ellos, ahogarse en la infinitud sin ahogarse:
el Amor necio y astuto, el Amor paciente y obstinado, el Amor dulce y fiero."

Giordano Bruno.

  © Free Blogger Templates Nightingale by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP