EL CORAZÓN DEL HIGHLANDER

lunes, 29 de junio de 2009



..."La novela de Walter Scott Quentin Durward - junto con Ivanhoe, una de sus creaciones más conocidas - se publicó en 1823, un año después de los excitantes acontecimientos que condujeron al descubrimiento de la espada del rey y al desmantelamiento de la Hermandad de las Runas. El héroe de la novela es un hombre nacido en Escocia que, en la Francia de Luis XI vive emocionantes aventuras en las que se distingue por su valor e intrepidez.

La espada del rey fue llevada, después de ser descubierta por sir Walter, a la ciudad de Edimburgo, donde se entregó, junto con las restantes insignias reales, a Jorge IV. Así se convirtió en símbolo del Reino Unido y de una Escocia que dejaba atrás su pasado e iniciaba un nuevo futuro.
Actualmente, la espada puede contemplarse en el Museo Real de Edimburgo, aunque la historia oficial ofrece una versión distinta de los acontecimientos que condujeron al hallazgo del arma y de las restantes insignias. Según se dice, sir Walter Scott y el gobernador del castillo de Edimburgo descubrieron la espada real cuando en 1818 abrieron una cámara secreta en la sala del trono del castillo, que había permanecido cerrada durante mucho tiempo. Nadie que contemple hoy la valiosa arma podría imaginar la azarosa historia que se oculta tras ella..."

Trece Runas, Michael Peinkofer.


En efecto, azarosa y enigmática son dos términos que caen como guantes en la Historia de Escocia. Luchas de poder enraizadas en oscuras tradiciones druídicas, y en el enfrentamiento oculto de Wiliam Wallace y Robert De Bruce.

La ciudad de Teba, provincia de Málaga, echó el cierre a una etapa de esta história al inaugurar el centro de interpretación dedicado a la memória de sir James Douglas, el caballero escocés muerto en el 1389 cuando auxiliava el rey Alfonso XI en las guerras de reconquista.

James Douglas pasaba por España con un nutrido grupo de caballeros escoceses hacia Tierra Santa en el cumplimiento de una promesa hecha al entonces rey de Escocia, Robert I, conocido como Conde De Bruce. Le había prometido llevar su corazón enbalsamado a las cruzadas, antiguo deseo guerrero nunca cumplido.

De Bruce era tataranieto de David I, rey escocés de tintes bíblicos hartamente explotado por el cristianismo gaélico. Protagonista de la mítica batalla de Bannockburn, en la que un contingente de menos de 6.500 soldados escoceses derrotó a más de 20.000 ingleses, seis meses después de la ejecución de Wallace, el mal llamado mártir de corazón valiente, en realidad apodo de Robert Bruce(Braveheart).

Voy a emular libremente al escritor Grahan Hancock y sacar mis próprias conclusiones basadas en hechos que admiten no pocas conjeturas: el resultado de Bannockburn es digno de las mejores crónicas tejidas alrededor del Arca de la Alianza, supuestamente en poder de los Templários. Reza la tradición en torno a esta mítica batalla que la participación de 400 caballeros Templários fue decisivo en el resultado victorioso.

De Bruce murió pronto debido a la enfermedad de la Lepra, dolencia también muy asociada a las tradiciones de la Arca. Y aquí ya me he pasado los cinco pueblos permitidos y no me extenderé más, no va a ser que comulgue demasiado con el método deductivo hancockiano y comprometa mi seriedad. Enfin, fantasear de vez en cuando es hasta saludable. Sugiero una ojeada a la pintura de Poussin "La peste de Azoth", obra hermética donde las haya, aqui están el Arca y un primer ensayo de los pastores de Arcadia a la izquierda:


0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

Bachofen y el Femenismo

Clavis Magna


Los 3 poderes

"...Amor, Memoria, Mathesis. Estos tres. Y el más grande de todos es el Amor. Por medio de la Mathesis, reducir la infinidad a categorías naturales de sentido y de orden, y crear sellos que son las almas secretas de sus complejidades. Por medio de la Memoria albergar en nuestro interior esos sellos y abrirlos a voluntad, recorrer el mundo de nuestro interior en cualquier dirección, combinar y volver a combinar la materia que la constituye y hacer con ella cosas nuevas nunca vistas hasta entonces. Y por medio del Amor, dirigir el alma hacia los mundos conquistándolos al tiempo que nos sometemos a ellos, ahogarse en la infinitud sin ahogarse:
el Amor necio y astuto, el Amor paciente y obstinado, el Amor dulce y fiero."

Giordano Bruno.

  © Free Blogger Templates Nightingale by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP