EL ARTE EXCEPCIONAL

jueves, 7 de octubre de 2010

La Pre-polifonía estudia la música anterior al Mil y precisamente la que va del siglo XIII, XIV a.C.,
hasta el siglo X, XI d.C.  En este género de estudios se parte de la música que se tocaba en los tiempos babilónicos, asirios, egipcios y sumerios.
Las notas como se entienden eran signos similares, para dar un ejemplo, a los usados para la estenografía (taquigrafía). Ni siquiera el renglón musical existe. Es necesario pues, llegar al 1200 para encontrar las primeras notas delineadas según el uso moderno.

El estudio de la música prepolifónica se basa en tratados como el «Gitalankara», que es del siglo III, IV a.C., y también en análisis. Y esto vale para la música más antigua, fácil de hallar en tablillas de barro, en papiros, en losas funerarias. Inútil decir que se trata de estudios muy complejos, pero no menos sugestivos.

Tanto la onda visiva, como la onda sonora, son energía y como todo elemento natural está formada de luz y se disuelve en luz. De esto podemos deducir, y científicamente es acertado, que la energía es solamente «luz» que forma todos los varios elementos que nosotros llamamos materia. Y si la luz es el elemento primordial que forma todas las otras energías inherentes a la materia, significa que como son eternas y reconstruibles, las otras energías, mucho más es reconstruible la onda visiva, que es la madre de todas las energías.

Por eso cuando leemos en la Biblia que el primer día creó Dios la Luz, significa que creó el elemento del cual creó después todos los otros elementos.
El sonido, por ejemplo, y hoy es científicamente aceptado, genera luz y es convertible en luz y viceversa. Tampoco la onda sonora se destruye, porque también ella, en compañía de la onda luminosa concurre a la formación de todos los demás agregados energéticos materiales, que por eso pueden ser reconstruidos y posiblemente captados.



0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

Bachofen y el Femenismo

Clavis Magna


Los 3 poderes

"...Amor, Memoria, Mathesis. Estos tres. Y el más grande de todos es el Amor. Por medio de la Mathesis, reducir la infinidad a categorías naturales de sentido y de orden, y crear sellos que son las almas secretas de sus complejidades. Por medio de la Memoria albergar en nuestro interior esos sellos y abrirlos a voluntad, recorrer el mundo de nuestro interior en cualquier dirección, combinar y volver a combinar la materia que la constituye y hacer con ella cosas nuevas nunca vistas hasta entonces. Y por medio del Amor, dirigir el alma hacia los mundos conquistándolos al tiempo que nos sometemos a ellos, ahogarse en la infinitud sin ahogarse:
el Amor necio y astuto, el Amor paciente y obstinado, el Amor dulce y fiero."

Giordano Bruno.

  © Free Blogger Templates Nightingale by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP